Reportaje de boda de Raquel y Marino en Herrera de Pisuerga, Palencia
buscar

Última boda de la temporada 2016, y ¡qué boda! Sin duda era muy especial para mi, pues Raquel es mi prima, y me alegro muchísimo por ella y por todo lo que la está pasando últimamente.

 

El año pasado seguramente fue uno de los peores para ella, y este en cambio...¡todo lo contrario! 

En primavera me presentó a Marino y desde el minuto uno nos caimos superbien. Un tío atento, simpático, educado... y ciclista!! Aunque yo hace siglos que colgué la bicicleta, admiro muchísimo a estos valientes que siguen dándole duro al pedal.

 

Meses después nos anunciaron la mejor noticia de todas. Y no, no era la boda: ¡¡es que esperaban un bebé!! Se lo que le gustan los niños a mi prima, y se las ganas que siempre ha tenido de ser mamá, así que en la familia recibimos la noticia con muchísima alegría.

 

Lo de la boda fue después, que se lo pensaron bien. Que con niños luego es más dificil eso de casarse (y qué razón tienen). Así que se animaron en unas semanas a dar el paso, y todo fué rapidísimo. Cuando me llamaron para ser su fotógrafo me llevé una alegría inmensa.

 

El día de la boda todo salió genial, los novios iban guapísimos, hubo sorpresas de última hora, y por poner una pega, el tiempo estaba un poco inestable. Pero estábamos preparados para lo que pudiera pasar en noviembre en el norte de Palencia, y la lluvia nos respetó, que era lo más importante, así que estoy muy satisfecho con el trabajo, y sobre todo por lo felices que vi a Raquel y Marino, ¡¡qué espero verles así toda la vida!!

 

Pero no me enrollo más, mejor ver este resumen hecho con todo el cariño:


 
 
 
Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 4 =