Boda en Tordesillas, con María y Javier

08 de agosto, 2017 - Bodas - 2 Comentarios -

Sabía que lo iban a hacer, y no defraudaron. María y Javier tenían preparada una boda llena de detalles, de sorpresas, de emociones, de momentos divertidos... 

También sabía que Javier iba a dar mucho juego como novio, con su desparpajo y su buen gusto con los detalles. Ya en su casa, al ver el traje vi que esta boda prometía. Y así fue. Una boda perfecta desde el minuto uno hasta el final, que nos dejo un atardecer fresquito pero espectacular.

Pero vayamos al principio, con Javier preparándose en su casa junto a su familia.

 

 

Apenas a unos metros de donde estaba Javier se cambiaba María, que aún estaba sin ponerse el traje de novia. Así que mientras terminaba de prepararse aproveché para sacar unos detalles

 

 

 

Y por fin: La Novia

 

 

Rápidamente nos fuimos al otro lado del río, al Restaurante Doña Carmen, donde se iba a celebrar la ceremonia. Y nos encontramos con un montón de detalles muy cuidados, como un arco de entrada en forja cubierto de frutas que resultaba muy vistoso, y otros tantos detalles en forja con diferentes motivos decorativos, todos ellos realizados por Bady Decoración. 

 

 

 

Y de pronto comenzó a sonar el claxon de una moto. Alguien que bajaba el puente de Tordesillas, y para sorpresa de todos resultó ser el novio montado sobre una preciosa Vespa antigua...

 

 

Tras una breve espera llegó la novia ...

 

 

Se que es un tópico, pero las imágenes hablan por si solas: María estaba ESPECTACULAR, y el encuentro de los novios fue muy emocionante. Aunque solo fue el principio de una ceremonia bellísima, en un marco incomparable, asomados prácticamente sobre el Duero con el paisaje de Tordesillas de fondo.

 

 

Creo que no hubo una sola persona al que no se le escapara una lágrima durante la ceremonia. Y digo esto porque a los fotógrafos también nos costó aguantar la emoción en algunos momentos, especialmente cuando María leyó un emotivo texto a Javier que puso la piel de gallina a todos los invitados.

 

Después de haber gastado todas las existencias de pañuelos, los novios y testigos firmaron junto a Cayo Martín, teniente de alcalde y concejal que ofició la ceremonia.

 

Y los novios recibieron una lluvia de arroz y confeti antes de coger el coche para hacer una breve sesión fotográfica en los ricnones más chulos de Tordesillas que ellos mismos decidieron.

 

 

Nos fuimos a Santa Clara, y después a los jardines del Palacio antes de salir hacia Bodegas Monte La Reina, en Zamora.

 

 

Y nada más llegar, en el interior del Castillo de Monte La Reina hicimos una brevísima sesión antes de que los novios comenzaran su fiesta, junto con todos su invitados, en un perfecto cocktail con inmejorables vistas al lado de un olivar y rodeado de viñedos.

 

 

Después del gran banquete, que se prolongó hasta las 20:00h, pasamos al baile de los novios.

 

 

Y después de una hora de fiesta y de cachondeo, aprovechamos los últimos rayos de sol del fresco atardecer en lo alto de Monte La Reina para hacer unas fotos de despedida, antes de dejar a los novios disfrutar de la fiesta con sus invitados.

 

 

Aunque antes de irnos ¡¡siempre nos gusta despedirnos!!

 

 

Marina Fernández iglesias
-
09 de agosto, 2017
Unas fotos impresionantes y unos momentos inolvidables , esperemos que diréis toda la vida y seáis muy felices
Lourdes macias
-
09 de agosto, 2017
Muy bonito el reportaje diego

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 8 =